Boletín Navidad 2020

 
Y de este año 2020  ¿qué pensar?

El año que está a punto de concluir marcó la vida de cada uno de nosotros de modos aún no comprensibles, algunos lo mirarán con rabia e impotencia por lo que negativamente pudo haber significado, otros lo recordarán con temor, otros tantos lo traerán a la memoria como una etapa de la vida que creyeron no ser capaces de asumir, algunos otros serán más positivos y trataran de ver en medio de las dificultades un sin número de posibilidades y experiencias buenas que los hicieron crecer.  Pero sea que lo miremos positiva o negativamente, la realidad es que el 2020 será para todos un año que no podremos olvidar.

 

Nos tocó a la fuerza tomar conciencia de lo frágiles que somos, vimos cómo muchas de las realidades que parecían seguras se desmoronaban, la mayoría de negocios cerrados, puestos de trabajo suprimidos, muchas personas sanas que con facilidad enfermaban, tantas familias que han visto morir a sus seres queridos; y, aunado a todo eso, descubrimos con tristeza la fanfarronería de tantos líderes políticos que aprovechan la confusión para venderse en busca de sus intereses particulares. 

 

Cómo personas creyentes en Dios puede resultarnos difícil ver su intervención en esta etapa de la historia, y se encuentra en la escritura una afirmación que San Pablo hace a los Romanos: «En todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman» (Rm 8,28), y eso nos obliga a descubrir en medio de los males cosas buenas.  Quizá es una invitación a volvernos más humanos y sensibles ante el dolor del otro, a preocuparnos por lo que es fundamental, a valorar la grandeza de un simple abrazo, de un pequeño encuentro, de un diálogo cordial y sincero, a evaluar si nos hemos preocupado por fortalecer la fe para poder afrontar los embates del mal tiempo, a confiar más en la acción que Dios realiza en cada uno de nosotros.  El mismo San Pablo expresa como tres veces le pidió al Señor lo librara, y el Señor le dice: «Mi gracia te basta, pues mi fuerza se realiza en la debilidad» (2Cor 12, 9). 

 

No perdamos la oportunidad que esta crisis nos ha generado, volvamos nuestra mirada al pesebre y descubramos en la fragilidad del Niño de Belén el camino misterioso que Dios tiene para vencer el más grande de nuestros males, pues la muerte no es el final, la conclusión está en la resurrección.  No nacimos para la muerte, somos hijos de la vida y por consiguiente hemos de trabajar por ella.

 

   ¡Alabado sea Jesucristo! Por siempre sea alabado.

                                                                                             Pbro. Óscar Augusto Álvarez Zea

                                                                                              Párroco

Presencia pastoral en pandemia

Este año que termina ha sido particularmente distinto en la vivencia personal y comunitaria de nuestra fe.  Nos ha tocado aprender a vivir de un modo distinto, incluso nuestra liturgia y las formas de acercarnos al Señor y vivir nuestra fe nos obligaron a utilizar las tecnologías con medios que quizá nunca habíamos empleado, como las plataformas virtuales y las posibilidades que nos brindan el internet

 

La Semana Santa fue vivida de un modo extraordinariamente diverso al que estábamos acostumbrados, y quizá nos llevó a concentrarnos en lo que era realmente fundamental.

 

Las Eucaristía diarias, y especialmente la Santa Misa dominical, nos pusieron en una dinámica muy distinta, pero gracias a los medios de comunicación no nos quedamos sin participar de los misterios celebrados.

 

Pudimos compartir desde casa la Exposición del Santísimo, la Lectio Divina y las catequesis para nutrir nuestra vida espiritual.

 

Mientras dura esta situación generada por la Pandemia y la necesidad del distanciamiento social para evitar mayores contagios, seguiremos transmitiendo, por medio de Youtube y la plataforma Zoom la Santa Misa, la Exposición del Santísimo Sacramento, la Lectio Divina y las Catequesis generales, incluso esas catequesis están grabadas en el canal de Youtube para quien las quiera volver a escuchar.

¿Cómo le ayudamos a los pobres durante este año?

Desde el inicio del año nos hemos comprometido en la atención a los más pobres y respondimos a diversos frentes:

  1. Escuela Popular Eucarística “Santa Ángela”: Como obra social de la parroquia adoptamos esta escuelita ubicada en el corregimiento  San Félix.  Al inicio del año dimos a cada uno de los 100 niños de esta institución un kit escolar muy completo, conformado por un morral con todos los útiles necesarios de acuerdo al nivel académico de los estudiantes.  Luego, durante la cuarentena, dimos dos nutridos mercados a las familias de cada niño y en el mes de agosto les entregamos otro kit escolar para responder a las necesidades generadas por el Covid-19.  Logramos equipar la institución de computadores para todos los niños.

  2. Mercados para familias pobres durante la Cuarentena obligatoria: Repartimos alrededor de 1000 mercados a familias muy pobres que se vieron seriamente afectadas por causa de la medida de cuarentena obligatoria.

  3. Apoyo a seis parroquias muy pobres: Durante la cuarentena dimos a seis parroquias de a $ 600.000 (seiscientos mil pesos) para atender a las necesidades básicas de estas parroquias.

  4. Kit de aseo para los presos: En el mes de septiembre, con motivo de la fiesta de la Virgen de las Mercedes, entregamos 275 kits de aseo para los internos de las cárceles ubicadas en el Área Metropolitana.  Esto tuvo un costo de casi $ 13’000.000 (trece millones de pesos).

  5. Colecta para los damnificados por el invierno: En el mes de noviembre recogimos $ 10’000.000 (diez millones de pesos) para los afectados a causa del invierno en la isla de Providencia y en el municipio de Dabeiba.  Este dinero se entregó a cada una de las diócesis para atender a las necesidades de los más pobres.

  6. Aguinaldo para los niños pobres: Por las fiestas de Navidad recogimos juguetes para regalar a los niños más pobres de la ciudad.  Son repartidos por medio de algunas parroquias ubicadas en zonas muy marginales de la ciudad.

Obras Materiales

Al comienzo del año emprendimos la obra de modificar los baños públicos ubicados en el parqueadero, prestan un servicio muy importante debido al amplio flujo de personas que visitan nuestra parroquia. 

Se restauró la imagen de la Virgen de Guadalupe que está ubicada en la capilla de adoración.  Es una figura muy significativa porque ha acompañado toda la historia de nuestra parroquia.  De la restauración se encargó la cantante de la Iglesia, Sol Beatriz Jaramillo, a ella nuestra gratitud.

 

Se implementaron las medidas necesarias para procurar la bioseguridad dentro de las instalaciones parroquiales. 

 

Se instaló una malla en el límite del terreno con la Carrera 24B para proteger el lote y evitando así un corredor peatonal para amigos de lo ajeno que ponían en riesgo el sector.

 

Finalizando el año se adquirió un Pesebre pues la parroquia no lo tenía, las imágenes compradas miden cada una 1,50 cm y están puestas en el atrio del templo.

 

 

         El Despacho cierra por vacaciones

 El Despacho Parroquial se encuentra cerrado por vacaciones, volverá a la atención habitual el jueves 14 de enero de 2021, de 1:00 p.m. a 6:00 p.m.

 

Gracias, muchas gracias

Las obras de caridad que pudimos realizar fueron posibles gracias a la colaboración de todos ustedes, cada uno ha puesto su granito de arena, y eso es una bendición de Dios dentro de lo que la Iglesia denomina la “comunicación cristiana de bienes”. 

 

Gracias por asumir con seriedad y responsabilidad las medidas de bioseguridad, no deja de ser incomodo tener que ajustarnos a esta realidad, pero con la confianza en Dios y el compromiso de todos vamos a salir de esta dolorosa crisis.

 

Gracias por las ofrendas que han dado para el sostenimiento cotidiano de la parroquia, hemos podido cumplir con todas las obligaciones que tenemos en materia de servicios públicos, costos normales para el mantenimiento, aseo y utilización del templo, pago de impuestos y demás.  No cancelamos ningún puesto de empleo de los colaboradores de la parroquia y así contribuimos a la estabilidad laboral de ellos.

 

Gracias por la preocupación que han mostrado con la parroquia, fue muy generosa la respuesta que dieron en la rifa de la imagen de la Virgen, y en los dos bingos realizados de modo virtual.  Agradezco en el nombre del Señor a las personas que trabajaron con tanto cariño por sacar adelante esas actividades.

 

Gracias por el uso de las nuevas tecnologías para mantener viva nuestra acción litúrgica y evangelizadora.  De modo particular es importante hacer un reconocimiento de William Jerez, miembro del Consejo Pastoral, quien silenciosamente ha estado al frente de cada una de las transmisiones de YouTube y de la constante adecuación de nuestra página web.

 

Oración para la cena de Navidad

Hoy, Nochebuena, tenemos, de manera especial y como centro de nuestra familia a Jesucristo, nuestro Señor.  Vamos a encender un cirio en medio de la mesa para que ese cirio nos haga pensar en Jesús, y vamos a darle gracias a Dios por habernos enviado a su Hijo Jesucristo.

 

Gracias Padre, que nos amaste tanto que nos diste a tu Hijo.

R/ Señor, te damos gracias.

 

Gracias Jesús por haberte hecho niño para salvarnos.

R/ Señor, te damos gracias.

 

Gracias Jesús, por haber traído al mundo el amor de Dios.

R/ Señor, te damos gracias.

 

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que Dios nos ama y que nosotros debemos amar a los demás.

R/ Señor, te damos gracias.

 

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que da más alegría el dar que el recibir,

R/ Señor, te damos gracias.

 

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que lo que hacemos a los demás te lo hacemos a Ti.

R/ Señor, te damos gracias.

 

Gracias María, por haber aceptado ser la Madre de Jesús.

R/ Santa María, te damos gracias.

 

Gracias San José, por cuidar de Jesús y María.

R/ San José, te damos gracias.

 

Gracias Padre por esta Noche de Paz, Noche de Amor, que Tú nos has dado al darnos a tu Hijo, te pedimos que nos bendigas, que bendigas estos alimentos que dados por tu bondad vamos a tomar, y bendigas las manos que los prepararon, por Cristo Nuestro Señor,

Amén.

Oración para el fin del año

Señor del tiempo y de la eternidad, Padre dador de la vida y del consuelo, Redentor dela humanidad, Santificador y dispensador de misericordia.  Al llegar al final de este año 2020 traigo a la memoria todas las situaciones vividas, los momentos compartidos, las emociones asumidas, los proyectos realizados, los servicios concluidos, las ayudas recibidas, las bendiciones prodigadas, las palabras pronunciadas, los espacios compartidos, y la historia realizada.  Ante todo esto siento la imperiosa necesidad de darte gracias.

 

Gracias por el regalo de la vida, por la familia, por los amigos, por tu presencia siempre gratificante, por tu gracia que nos santifica y nos da nuevo vigor, por la oportunidad que nos das de empezar de nuevo, por la luz con la que iluminas nuestro caminar, por los momentos de oración, por el pan con que nos alimentas, por el techo que nos cobija.

 

Perdón por el tiempo mal empleado, por las oportunidades perdidas, por las amistades no fortalecidas, por dar en muchas ocasiones lugar a la desesperanza, por no pensar en los demás ni ejercitar con ellos la misericordia, por no sembrar la paz, por dar espacio a la discordia y no propiciar el diálogo constructivo, por no darle valor a las pequeñas cosas, por dejar que muchas veces el miedo supere nuestra fe en ti, por buscar el amor en lo efímero.

 

Te pido que el año que está a punto de comenzar traiga para mí, para quienes amo, y para todo ser humano, muchas bendiciones, sea ocasión para conocerte más y seguirte con un corazón crecidamente comprometido y generoso, trabajemos por la construcción de un mundo más humano y fraterno, procuremos que en nuestra familia crezca la comprensión y el apoyo mutuo, busquemos con mayor responsabilidad la verdad y la justicia, seamos más sensibles frente a las necesidades de los pobres y de los menos favorecidos, demos más cabida a la confianza en ti y crezcamos en la esperanza que todo lo puede, erradiquemos de nuestra vida la envidia, el odio y la división, sembremos la paz y esparzamos la alegría, cuidemos nuestro proyecto de vida y respondamos generosamente a la vocación a la que nos has llamado.

 

Derrama sobre nosotros la gracia de tu bendición y cúbrenos con tu protección. Amén.

CAMBIO DE HORARIO EN LA MISA DE LOS VIERNES

A partir del nuevo año, 2021, la Misa de los viernes cambiará de horario.  Se suprimirá la celebración que habitualmente se hace a las 9:00 a.m. y se seguirá celebrando a las 6:30 p.m., así todos los días tendremos la Santa Misa a la misma hora.  Esta decisión fue tomada después de mucho análisis con el Consejo Pastoral, busca favorecer una mayor participación de todos los fieles.